miércoles, octubre 18, 2006

PORFIRIO CORTÉS SILVA

EL ÚNICO DIPUTADO DEL PRI QUE DONÓ SU SALARIO PARA OBRAS CULTURALES FUE HOMENAJEADO POR LOS EX LEGISLADORES

*GANÓ EN LAS URNAS EN NUEVE OCASIONES CURULES FEDERALES Y LOCALES E IMPUSO RÉCORD DIFÍCIL DE IGUALAR

Por Eduardo HERRERA PÉREZ

No cabe duda, también los políticos con piel dura, curtidos de éxitos, son personajes sensibles y se emocionan hasta las lágrimas sin avergonzarse. Porfirio Cortés Silva, sobrino del fundador de la CROC, don Francisco Silva Romero, a lo largo de medio siglo de militar en el Partido Revolucionario Institucional ha dado ejemplo de verticalidad y respeto a los principios del partido donde prácticamente nació a la vida pública de Jalisco.

El jueves 5 de septiembre, la asociación civil de ex legisladores de Jalisco, que preside el ex alcalde de Guadalajara, Juan Delgado Navarro, le organizó un homenaje en reconocimiento a su trayectoria en uno de los salones de la Cámara de Comercio, que resultó insuficiente por la presencia de tantos compañeros de Porfirio y de personalidades que acudieron a felicitarlo, acudiendo los ex gobernadores del estado, Alberto Orozco Romero, Flavio Romero de Velasco y Carlos Rivera Aceves, pero también los ex presidentes del CDE del PRI, José Martín Barba, Oscar de la Torre Padilla, José Manuel Correa Ceseña, Eugenio Ruiz Orozco y Francisco Morales Aceves.

El evento, fue el más concurrido del año de esa agrupación, participando como oradores el Lic. Carlos Sepúlveda Valle, presidente del tribunal administrativo estatal, el ex alcalde de Zapopan, Lic. Juan Bañuelos Guardado y el ex precandidato al gobierno estatal, Francisco Morales Aceves.

Bañuelos Guardado, analizó la vida política de Cortés Silva, destacando su fecunda carrera política, pero también su leal militancia partidista y el impulso tan grande que le dio a la asociación de ex legisladores en el tiempo que la presidió. Comenzó por definir el término político, que dijo lo dice todo, pero igualmente no dice nada, sobre todo para los que no se han iniciado en esa apasionante actividad, explicando que Rodrigo Borja en su voluminosa enciclopedia confirma que “la política es uno de los conceptos más equívocos porque a lo largo del tiempo se han juntado en el confusiones terminológicas y conceptuales.

Añadiendo el también ex secretario general del CDE del PRI, que el término se ha visto desprestigiado por los abusos que en su nombre se cometen, “esto dibuja a la política con una imagen siniestra, que debiera preocuparnos a todos los aquí presentes, porque la política es una de las más generosas actividades humanas.

“Hay quienes seguramente metódicos y ordenados ven en la política una ciencia cuyo método y complejidad la hace objeto del saber de unos cuantos, otros menos platónicos y formales y desde luego, más sensibles ven en la política un arte.

“Para precisar el sentido de cómo entiendo la política, debo acudir a la sabiduría de Aristóteles, que nos recuerda que la política fue la actividad propia de la “polis”.

Añadió el también campeón de ortoria, en tono reflexivo y voz grave, “con esta afirmación del viejo maestro estagirita, la política se coloca en el ámbito del quehacer humano, de lo profundamente humano, el “logos” aristotélico nos dice Enrique González Pedrero, es esa capacidad humana que no solo significa comprender, entender, sino hablar, comunicar. “El “logos” renuncia el ser, así, lo comunicante es comunitario, la conclusión es que el hombre político se ocupa de los asuntos de la comunidad, se ocupa de esa relación del hombre con los demás hombres.

“Esta relación hombre comunidad se ha fortalecido en esa capacidad que históricamente los hombres han manifestado para concebir utopías, estados ideales de la organización social, en esta circunstancia el político es un pensador.

Continuó su análisis Juan Bañuelos Guardado, diciendo ante su selecta audiencia donde estaban políticos muy avezados como el líder estatal de la CROC, Antonio Álvarez Esparza, acompañado del nuevo dirigente del Sindicato Nacional Cervecero, Joel González Ibarra, recientemente fallecido, al que se le guardó un minuto de silencio. Sí, nos referimos a su hijo Felipe González, que “la historia se ha encargado de mostrarnos que por muy buenas y justas que sean las ideas, por si mismas, nada producen, entonces el político se transforma en un comunicador que usa la palabra para persuadir y compartir con otros la responsabilidad de construir los sueños en realidades”.

Añadiendo, “pero las ideas suelen ser frágiles, y el espíritu de las comunidades endeble, entonces el político suele ser un líder cuya labor de orientación y conducción se encarga de mantener viva la fe y llevar a la comunidad a un buen destino. El Político, es pues, un hombre de acción”. Solo le faltó agregar a Bañuelos, como el homenajeado de esta mañana.

Continuó la cátedra del maestro: “Estas diversas facetas de un solo quehacer hacen de la política un trabajo complicado pero necesario para que la democracia entendida como un mecanismo para tomar decisiones en el marco de una pluralidad de ideas pueda tejer en sus redes de desacuerdos y entendimientos el acontecer de la vida social”.

Vendría enseguida un consejo de Juan Bañuelos, que muchos de los presentes ya han experimentado: “Triunfar en la política no es fácil, bien sea un sistema democrático de abierta participación ciudadana o un sistema

rígido de decisiones cerradas, en ambas formas se requiere que el político como persona tenga formación, tenacidad, carácter, capacidad, conocimiento, constancia y voluntad como requisitos indispensables.

“Por esta razón ser político y sobre todo un político en el amplio sentido de la palabra seguramente no es cosa fácil”.

Luego le dijo a su audiencia, “Porfirio Cortés Silva, es originario de Guadalajara, se formó en la lucha diaria, sus primeros estudios fueron cobijados por las generosas escuelas del gobierno. El bachillerato lo cursó en la preparatoria de Jalisco y estudió derecho en la facultad de la Universidad de Guadalajara, donde se tituló de abogado.

“Fue obrero y seguramente la vida le condujo a ejercitar una vocación que fue favorecida por su temprana participación en la CROC y tutelada por Don Francisco Silva Romero.

“Por esta vía, llegó Porfirio a la política, a la participación comprometida dentro del Partido Revolucionario Institucional, organización que le ha encomendado diferentes responsabilidades.

“Diputado nueve veces, ha sido sin duda uno de los legisladores más asiduos y seguramente sin proponérselo contribuyó a conformar la idea de la profesionalización de los legisladores que hoy es el argumento base de quienes son partidarios de la reelección de los diputados”, pasando a continuación a enumerar las Legislaturas federal y local de las que Porfirio Cortés Silva ha sido miembro y donde dejó constancia de su preparación, entrega y profesionalismo.

Dio a conocer Juan Bañuelos, que en 1958 Cortés Silva fue el diputado más joven en el Congreso de la Unión, y que el entonces Presidente, Adolfo López Mateos le tuvo frecuentes gestos de simpatía, seguramente por ello el nombre de Palmac, organización sindical que encabeza el homenajeado.

Otra sorpresa: “Lo singular de este caso, es que Porfirio fue un diputado que presentaba iniciativas en una época en que no se acostumbraba que los diputados lo hicieran.

“Alguna vez escuche a propósito del tema que siendo diputado federal presentó una iniciativa en materia laboral visionaria y de avanzada que beneficiaba a los trabajadores su propuesta no pasó, pero con el paso de los años, los chilenos aprobaron algo semejante para su sistema de pensiones.

“Lo recuerdo en la XLIX legislatura local participando activamente en los trabajos previos a la discusión del Código penal, y participando en los debates mostrando su conocimiento en la materia y su habilidad en el debate.

“Combativo en la tribuna, de lenguaje claro y directo, con aguda inteligencia y con amplio dominio del procedimiento legislativo, seguramente que fue un dolor de cabeza para la oposición.

Faltaba a la audiencia que escuchaba la exposición del orador, saber que Porfirio Cortés Silva, renunció durante 12 años a su salario como legislador que legalmente le pertenecían, para donarlos a la escuela preparatoria de Tonalá, a la Universidad de Guadalajara, a la Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinos, su organización y al Partido Revolucionarios Institucional y que también contribuyó a la construcción de cuatro escuelas y dos bibliotecas, destacando el plantel Francisco Silva Romero, del barrio de San Rafael y la Biblioteca Flavio Romero de Velasco”.

Informó Bañuelos, que Cortés Silva ha sido miembro del Consejo Político Nacional, es miembro de la Comisión Política permanente del Comité directivo estatal y preside la Comisión de justicia partidaria “y no se como, pero se ha dado tiempo para hacer una maestría de derecho civil y financiero y actualmente realiza estudios de un doctorado en la Universidad de Guadalajara”.

En la parte final de su análisis el catedrático universitario sostuvo: “Puedo afirmar que en Porfirio Cortés Silva la política ha estado siempre inspirada en esa relación hombre comunidad, el espíritu de servir ha estado presente en sus acciones, su larga vida en la política y su comunicación permanente con los electores.

“Quien no recuerda aquellos periódicos espectaculares cuando estuvo al frente del municipio de Tlaquepaque, donde dejó constancia de su capacidad negociadora al adquirir para ese ayuntamiento las instalaciones deportivas del Club Atlas, ubicadas dentro de Guadalajara y un enorme predio en el centro de Tlaquepaque, que ocupaba un hospital para construir en ese lugar el Centro Cultural del Refugio, y todo eso sin necesidad de recurrir a créditos, sino con recursos propios del ayuntamiento.

Concluyó su amplia exposición el hábil operador político del tricolor, comentando un episodio que me vincula personalmente con Porfirio.

“Cuando era Presidente Municipal de Tlaquepaque y celebraba los domingos comidas populares a las que concurrían muchas personas modestas, en una ocasión me hizo el favor de invitarme, vi que Porfirio estaba en todo, intervenía en el más mínimo detalle para que todo saliera bien. Se movía vertiginosamente y estaba en todas partes.

“Yo, que venía de una exitosa experiencia administrativa en el Ayuntamiento de Guadalajara y además influido por lecturas administrativistas, le dije a Porfirio, tus eventos están muy bien, pero veo que intervienes en todo, yo creo que debieras de delegar.

“Cortés Silva, sabio conocedor de la condición humana soportó mi altanería y guardó silencio.

Años más tarde tuve la oportunidad de tener una experiencia semejante al ocupar la presidencia municipal de Zapopan y aprendí que administrativamente es aceptable delegar, pero desde un punto de vista político es necesario verificar que las cosas se hagan porque los colaboradores no tienen la misma visión que uno, ni el mismo compromiso, ni la misma emoción”.

Remató el orador: “En política no se delega, se verifica y se está en todo. ¡Tenias razón Porfirio!”.

Finalmente, arribó al desayuno el ex presidente del CDE y ex líder de la CNOP, Francisco Morales Aceves, pidiendo disculpas por su retraso, pero con su estilo rápido se ganó la simpatía de sus correligionarios, recordando en forma improvisada que había conocido el Lic. Cortés Silva, en 1988 durante la campaña electoral para ser gobernador de Jalisco, don Enrique Álvarez del Castillo, a quien llamó brillante jurista y generoso gobernador y la sola mención del ex ministro de la Suprema Corte, desgranó la ovación.

Que ya tenía antecedentes del homenajeado, por lo que había platicado el cuchillero mayor del mercado San Juan de Dios, don Manuel Villaseñor Gudiño, quien fue compañero de Porfirio en la escuela primaria y que desde entonces tenía pinta de líder y luego le tocó compartir con él trabajos legislativos dándose cuenta de que enorme capacidad de trabajo y disposición de trabajar en equipo, siempre pensando en los demás.